3.4.14

Desiertos




Con el desierto ante ti, no digas: ¡Qué silencio!
Dí: No oigo.
 
Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué aridez !
Di: ¡ qué extraña belleza


Con el desierto ante ti, no digas : ¡ qué inmensidad !
Di: ¿por dónde comienzo?


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué pobreza !
Di: ¿qué más necesita mi pensamiento?


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué soledad !
Di: soy lo que conmigo llevo 


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué oscuridad !
Di: no veo, pero lo siento


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué sed !
Di: ¿cuánto preciso beber? 


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ imposible vivir !
Di: la vida es lo que he de aprender


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ qué cansancio !
Di: ¡ cuánto camino por recorrer ¡ 


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ no puedo más !
Di: si las dunas avanzan, yo también


Con el desierto ante ti, no digas: me doy por vencido
Di: seguiré, aunque quizás no llegue a mi destino


Con el desierto ante ti, no digas: ¡ no hay nadie más !
Di: todos tenemos desiertos que atravesar y desiertos que coincidir


Con el desierto ante ti, no digas: la arena me abrasa
Di: con la arena se construyen casas 


Con el desierto ante ti no digas: estoy perdido
Di: tiene que haber algún camino


Con el desierto ante ti, no digas: jamás saldré
Di: lo que tiene comienzo tiene su fin.


Cuando estés ante tu desierto, 

piensa,no temas, 

Cuando estes en un desierto aprenderas lo más cierto.

Anonimo Touareg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada